7 Puntos que todo perito debe tomar en cuenta

La Pericial la Diriges TU

Sobretodo durante las visitas a los inmuebles, en ocasiones alguna de las partes puede intentar influenciarte con comentarios o puede intentar guiar la visita al inmueble según sus intereses...¡¡¡ No lo permitas!!! Tu diriges la inspección y se tiene que acceder a las zonas que tu consideres, independientemente de lo que te digan las partes.

Para poder dirigir la inspección, es importante que conozcas de antemano los problemas que se presentan, lo que quieres buscar, de manera que puedas tener una previsión de datos que necesitas obtener en la visita para poder definir objetivamente las cuestiones que te plantean en la pericial. Prevee lo que quieres inspeccionar, estudia los puntos que se reclaman, incluso puede ser muy interesante preparar una lista de chequeo para que no te dejes nada interesante por comprobar.

El bloc de notas es tu gran aliado durante las visitas. Anota las cosas que te parezcan relevantes y no permitas que ninguna de las partes se dedique a leer y hacer comentarios sobre tus anotaciones. No dejes que te influencien.

También puede darse el caso de que alguna de las partes entorpezca la inspección y no permita que obtengas los datos que consideras necesarios, o bien que se pongan a discutir las partes o un sinfín de situaciones que pueden provocar que la inspección no sea productiva. No lo dudes, si no puedes hacer bien tu trabajo, cancela la visita y ponlo en conocimiento del juzgado. A continuación puedes coordinar otra inspección para completar la toma de datos, pero limitando los asistentes o asistido por un agente de de casos judiciales que te facilite el trabajo.

Se Organizado

La cantidad de documentación que puede llegar a recopilarse durante un procedimiento puede llegar a ser muy importante, por lo que es importante que te organices desde un principio. Lo mejor es organizar la documentación de manera cronológica, según el orden en que cada documento se ha incluido en el procedimiento. Esto facilita el estudio de la documentación según fueron aconteciendo los hechos a lo largo del tiempo y facilita entenderlo.

Si con la documentación del procedimiento es importante que mantengas un orden, más importante es si cabe que organices bien la toma de datos durante las inspecciones. Puede ser que te soliciten un informe sobre una pequeña vivienda unifamiliar, en cuyo caso es fácil saber de donde es cada foto o cada anotación, pero en caso de tener que redactar una pericial de un edificio más grande, con muchas viviendas, diferentes escaleras, zona ajardinada, garajes, piscina... La cosa se complica.

Normalmente tomarás un montón de fotos, pero tendrás que poder referenciarlas de alguna manera para no volverte loco en el despacho intentando averiguar donde estaba la grieta que se ve en la imagen 496 de las 540 tomadas. Yo normalmente tomo una imagen general de la zona donde esta el daño y a continuación otra con el propio daño. Además, es conveniente ir con un plano para poder anotar donde se ha realizado cada foto y ubicar las observaciones relacionadas con el daño.

No es conveniente que pase mucho tiempo desde la inspección hasta que organices los datos obtenidos en el despacho, pues cuanto más tiempo pase, más cosas se te pueden olvidar.

Cíñete a lo que pide la pericial

Solo tienes que inspeccionar lo que se pide en la Pericia, no te líes con otros daños que no se hayan solicitado expresamente pues recuerda que no eres el perito de parte contratado para encontrar daños, sino de dictaminar sobre lo que te pide el juzgado... ¡¡¡NADA MÁS!!!

Si encontraras alguna lesión que consideres que pudiera tener alguna relación con el objeto de la pericia la puedes comentar como una observación, pero no añadir daños o lesiones al procedimiento ni a la valoración. De eso se tienen que encargar las partes.

También tienes que tener ésto en cuanta durante el Juicio. No tienes por que responder a preguntas de las partes que no tengan relación con la pericial solicitada, pues no estás ahí para verter opiniones técnicas sobre cuestiones que no hayas podido estudiar. Limítate a indicar que la cuestión no ha sido estudiada por no encontrarse entre las solicitadas y que por tanto no puedes responder... o algo parecido. Solo debes responder a preguntas no solicitadas si te la formula el magistrado, pero no tienes por que hacerlo con las partes.

Comprobar antes de Dictaminar

La objetividad es importantísima en este tipo de Periciales, por lo que no debes dejar nada al simple criterio técnico subjetivo. No des por bueno nada que no puedas comprobar, para lo que puedes utilizar las herramientas de medición, ensayos y comprobación necesarias para poder obtener resultados concretos y objetivos, cuantificables y cualificables, de manera que no den lugar a interpretaciones subjetivas.

Para realizar las comprobaciones tienes innumerables herramientas, pero no quiero enrollarme en ese tema ahora, así que te remito al artículo del blog Toma de Datos en Informes Periciales o también al artículo donde hablo de Técnicas no Destructivas para Diagnóstico de Elementos Constructivos, seguro que te resultará interesante.

Bien es cierto que, en ocasiones, la experiencia y una buena argumentación técnica puede ser suficiente para dictaminar sobre un daño, pero tienes que aprovechar cualquier posibilidad de objetivizar para evitar que la opinión técnica de otro perito pueda poner en duda la tuya, ya que recordemos que los jueces no entienden de edificación y por lo tanto no tienen criterio para decidir un argumento correcto, aunque lo normal será que se decanten por la opinión del Perito Judicial.

No abusar de Tecnicismos

Como ya te he comentado, el juez no suele se muy entendido en temas de edificación, no está especializado, por lo que un informe repleto de tecnicismos puede dificultar su trabajo, pues no entenderá la mayoría de los conceptos, así que lo mejor es redactar el informe con un lenguaje fácil, con términos menos técnicos. Si consideras necesario incluir términos técnicos deberías poner una breve explicación sobre el significado, ya sea en el mismo párrafo o bien en una nota al pie, de manera que no interrumpa la lectura fluida por parte del magistrado. Recuerda que se trata de ayudar al Juez, no de liarlo más.

Organiza bien el Informe

Un informe pericial puede tener un volumen importante, por lo que debe estar bien organizado el contenido para poder localizar de manera fácil lo que se busca y, sobretodo, para que sea entendible. No podemos ir saltando de un tema a otro de manera aleatoria, así que lo mejor es ordenar por apartados e indexar.

A la hora de responder a las cuestiones planteadas, tengo por costumbre responder por separado a cada una de las partes, sin mezclar respuestas aunque las preguntas sean las mismas. Además, para no tener que ir buscando a que pregunta pertenece cada respuesta, es interesante reproducir textualmente cada cuestión planteada antes de responderla, de manera que la pregunta anteceda a la respuesta. Es muy incomodo tener que ir avanzando y retrocediendo en el documento.

El apartado más importante del dictamen es seguramente el de las conclusiones. De echo será a buen seguro lo primero que se leerán los jueces, su primera impresión de tu criterio sobre el tema, pues es donde se resume y concreta tu valoración técnica del informe. Es por tanto imprescindible incluir el apartado de conclusiones en el caso de emitir un dictamen.

En caso de que se trate de un informe no es necesario incluir las conclusiones, pues se aporta opinión técnica, sino simplemente información sobre un tema concreto.

Durante juicio

Las primeras veces que te ves delante del juez, con los letrados a los lados en una sala de vistas puede convertirse en una situación que te ponga nervioso, pues la verdad es que al principio impone un poco, pero si has redactado un informe objetivo y tienes muy claro el tema no tienes por que estar nervioso.

Trata de mantenerte tranquilo y hablar de manera muy clara, directo al grano y evitando un discurso excesivamente técnico, aunque ha de ser didáctico, pues tienes que hacer entender el contenido del informe, además de saber resolver las dudas que te planteen las partes o el magistrado.

A mi me resulta importante llevar una copia en papel de mi propio informe, pues en un momento dado puedes utilizarlo para consultar lo que has dicho en alguna cuestión o para mostrar donde se encuentra escrito lo que se pregunta. Si tienes el informe bien organizado, tal como hemos comentado antes, te será sencillo encontrar lo que buscas.

Como es lógico, los letrados de las partes intentarán llevarte a su terreno, por lo que tienes que tener claros los temas de la pericial para evitar que te lleven a confusión con preguntas sobre lo mismo, pero formuladas de diferente manera. No permitas que te mareen tampoco en el juicio, haz afirmaciones rotundas a lo que te planteen para que no den lugar a interpretaciones tus respuestas, al menos lo suficientemente claras como para que no se le pueda dar la vuelta

En cualquier caso, como ya hemos comentado no tienes que entrar a responder preguntas sobre temas que no estuvieran contempladas en la pericial solicitada, evita salir del tema que has estudiado.

Por último durante el juicio, puede parecer una tontería pero yo tengo por costumbre entrar con una botellita de agua. Puede que estés mucho rato hablando, así que seguro te vendrá bien. Además, es un viejo truco para ganar un poco de tiempo mientras te preparas una respuesta o también para tranquilizarte si te notas nervioso... ¡¡¡en ocasiones necesitarás una pausa!!!

Final del Proceso

Antes de asistir al juicio, es conveniente que calcules si te han salido las cuentas. Revisa los gastos que has tenido y si realmente han supuesto más que lo que tenías previsto puedes pedir la liquidación de honorarios, justificando el incremento de los honorarios si se diera el caso. Lo mejor es que hayas calculado bien la provisión y no tengas que llegar a la liquidación.

Una vez sales por la puerta de la sala del juicio, tu trabajo ha terminado. No es habitual que tras el juicio vuelva a ser necesario el Perito Judicial, a no ser que se solicite de nuevo con nuevas cuestiones a valorar.

Por último creo que es importante solicitar que te comuniquen la sentencia, de manera que puedas comprobar si has sabido transmitir tu criterio técnico, en que sentido ha influido tu informe y aprender de la impresión que han dado tus opiniones técnicas para poder mejorar... ¡¡¡Eso siempre!!!

Hasta aquí los 12 consejitos que considero que hay que tener en cuenta para actuar como perito judicial, aunque la mayoría de ellos son también asimilables a la actuación como perito de parte, sobretodo los relacionados con la objetividad. Espero que os hayan resultado interesantes, como siempre hago os invito a aportar vuestros consejos, vuestras manías o maneras de actuar como perito judicial e incluso a discrepar de las que he escrito yo mismo.