RECUPERA TU FORMA FÍSICA Y MEJORA TU PRODUCTIVIDAD CON SOLO 20 MINUTOS DE EJERCICIO DIARIO

La soledad del emprendedor digital es legendaria.

Trabajar en casa horas y horas delante del ordenador es un oficio duro. Muy duro. Con el tiempo, el sedentarismo se convierte en rutina. Te levantas por la mañana. Te sientas delante de la pantalla. Vas a por un café y sigues trabajando. Comes y, por la tarde, más ordenador.

Y ahora te pregunto: ¿cuándo hay tiempo para el deporte?

Quizá estás hasta arriba de trabajo. No hay tiempo para ir al gym, ni para salir a andar, ni nada de nada.

No problem.

¿Ni tan siquiera tienes 20 minutos al día?

Seguro que sí...

En una entrevista que le hicieron al magnate Richard Branson (mejor dicho Sir, porque este hombre no es un cualquiera), le preguntaron: «Señor Branson, ¿cuál es su secreto para ser tan productivo?».

El tipo, así, ni corto ni perezoso, con esa flama que tienen los ingleses, contestó: «El deporte».

Gracias al deporte, Mr. Branson es una persona hiperproductiva. De esas que se levantan a las 5 de la mañana y les sobra tiempo para hacer un puzzle de 5000 piezas.

Por eso, hoy te voy a hablar sobre deporte. En concreto, cómo entrenar en casa para ser más productivo, exprimir tu día al máximo y recuperar tu forma física.

Sí. Desde la comodidad de tu casa. Así que agarra el café porque vienen curvas.

Hoy quiero enseñarte una nueva forma de entrenar.

Sin dejarte una pasta en gimnasios, ni aguantar olores nauseabundos, ni colas interminables para utilizar una máquina. Nada de eso.

El gimnasio eres tú. Tú y tu casa. O tú y el parque. Como prefieras.

Sigue leyendo porque en este post te voy a enseñar cómo entrenar en casa, multiplicar tu productividad y ser un emprendedor hipermotivado.

Y, además, solo te harán falta 20 minutos.

¡Vamos a ello!

POR QUÉ ENTRENAR EN CASA (O DONDE QUIERAS)

"Eso no es entrenar", te dirán algunos.

"Vaya mierda. Así nunca te pondrás en forma" (se escuchan unas voces a lo lejos).

"Se te va a quedar un cuerpo de escombro" (estos son los iluminados).

Mucha gente piensa que para entrenar, ponerse en forma y conseguir un cuerpo más definido, necesitas ir al gimnasio.

Craso error.

Hacer ejercicio en casa tiene muchos beneficios. Yo te voy a contar mis favoritos.

1. AHORRAS MUCHO TIEMPO

Supongamos que tienes un gym cerca de casa. Por ejemplo, a unos 10 minutos andando.

Vamos a calcular el tiempo que empleamos en ir al gimnasio sumando todo (ojo, es una estimación, no hablamos de ciencias exactas).

  • Preparar la bolsa de deporte → 5 min.
  • Ir al gym → 10 min.
  • Pensar qué ejercicios hacer → 5 min.
  • Entrenar → 1 hora.
  • Recoger la bolsa e ir casa → 15 min.

Total: 95 minutos.

Si entrenas en casa, como mínimo, puedes ahorrarte unos 40 minutos (ducha incluida).

Este sería el plan:

  • Calentamiento→ 5 minutos.
  • Rutina de entrenamiento → 20 minutos.
  • Estiramientos→ 5 minutos.
  • Ducha→ 5 minutos.

Con estos 5 ejercicios, podrás recuperar tu forma física con solo 20 minutos al díaCLIC PARA TUITEAR

2. PUEDES ENTRENAR EN CUALQUIER LUGAR

El poder de la conveniencia. Cuando entrenas con el peso de tu cuerpo, puedes hacerlo donde quieras.

No requiere material especial. Ni pesas, ni máquinas sofisticadas. Eres tú y tu cuerpo.

Incluso si estás de viaje, puedes entrenar en la habitación de tu hotel. O salir a la calle y aprovechar el mobiliario urbano para entrenar.

Como imaginas, cualquier lugar es bueno para entrenar.

3. TE VUELVE MÁS FUERTE

Para mí, la fuerza no se mide por el tamaño de la mancuerna que mueves.

Si no eres capaz de mover libremente el peso de tu cuerpo, no estás en forma. Ni estás fuerte.

Tengo varios amigos capaces de hacer una sentadilla con 140 kgs.

Y no pueden hacer 10 flexiones seguidas. Al entrenar en casa, con el peso de tu cuerpo, aprendes a dominar los ejercicios básicos.

Flexión, sentadilla, dominada, fondos...

4. ES BARATO

¿Cuanto te cuesta al año un gimnasio?

¿300 euros? ¿400? Imagina lo que podrías hacer con ese dinero.

Entrenar en casa es barato y sencillo. Si quieres, puedes comprar material extra y montarte un minigimnasio: unas anillas, una barra de dominadas... La inversión es mínima y puedes darle a tus entrenamientos más dinamismo, e incorporar nuevos ejercicios.

¿CÓMO EMPEZAR A ENTRENAR EN CASA?

Ahora que conoces los beneficios de entrenar en casa, vamos a ver cómo hacerlo.

1. DEFINE UN OBJETIVO

Es inútil hacer deporte sin un objetivo claro.

¿Por qué quieres ponerte en forma?

  • ¿Para sentirte mejor?
  • ¿Ser más productivo?
  • ¿Apuntarte a una carrera de obstáculos el año que viene?

Todos tenemos un objetivo, una meta marcada a fuego en nuestra cabeza.

Define cuál es la tuya y anótala en tu "lugar sagrado de entrenamiento".

Puede ser en salón, tu habitación, la buhardilla. Tú decides.

Es importante que los escribas y los tengas siempre a la vista. Así no pierdes el rumbo ni la motivación.

2. EMPIEZA POCO A POCO

Igual hace ya mucho años que dejaste de hacer deporte. O nunca te has puesto en serio a ello. No importa.

Antes de empezar cualquier actividad, es importante hacerlo de forma progresiva.

De nada sirve que hoy te pegues un palizón, hagas 50 flexiones, 100 sentadillas y corras 2 kms si la semana que viene lo dejas.

Por ejemplo: si llevas bastante tiempo sin hacer deporte (cuando hablo de deporte me refiero a una actividad de intensidad media, como salir a correr media hora), por ejemplo, más de 6 meses, mi consejo es el siguiente: